Arropados por la noche damos rienda suelta a nuestra lujuria

Mi novia y yo nos gusta estar en un entorno intimo donde no haya mucha luz. Nos gusta guiarnos por el tacto más que con la vista. Lo único que quiero que vea mi amante y que no la pierda de vista es mi verga para que se la meta en la boca. Ella me la chupa mientras que le acaricio su cuerpo y su pelo. El sexo oral que me hace mi reina no lo cambiaria ni por todo el oro del mundo y su lengua juguetona está bien chingona. Sus pechos sobresalen del brassier mientras me da placer oral y mi gorda siempre me deja bien satisfecho solo con su boquita sensual.

19050 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *