Me atrevo con dos vergas negras monstruosas y me dejan la mandíbula desencajada

4820
Share
Copy the link

Desde siempre he tenido las ganas de hacerlo con dos pendejos de vergas monstruosamente gordas y largas y hoy por fin puedo saber que se siente al tener tremendas vergas dentro de mí. Quedo con ellos en un bar cercano a mi casa y cuando estamos de camino para el hotel en el carro ya empezamos la fiesta. Cuando veo esa verga de caballo me pongo bien caliente y empiezo a chupársela cuando vamos de camino. Casi se me desencaja la mandíbula de tanto que tengo que abrir la boca y cuando llegamos a la habitación y me penetra siento que me rompe la panocha.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *