Su boca me enloquece y ella no deja de chupar hasta que me vengo dentro de su garganta

4482
Share
Copy the link

Mi mujer es una morra que cada día la quiero más. En la cama cuando ella tiene la regla y no podemos hacer nada con su panocha es la hora de darme placer con su boca. Se traga mi verga y no la suelta como un perro de presa. Su cálida y húmeda lengua recorre toda mi pinga al completo y sus chupadas son bien chingonas hasta decir basta. También se ayuda con su mano para jalarme la verga al tiempo que me hace su rica mamada. Al final siempre me pasa lo mismo y todo mi semen va a parar a su garganta.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *