Después de un buen masaje viene una rica cogida

En plena calle en un pequeño habitáculo donde dan masajes tailandeses una preciosa morra busca que le acaricien y masajeen todo el cuerpo para desestresarse. Con toda la gente pasando a esta chava le hacen un masaje que termina en final feliz para ambos, tanto ella como el wey que con sus manos recorren su piel. La pendeja está más que chingona y al wey se la pone la verga dura y con ganas de meterse en algun sitio caliente. Ella termina por sucumbir a tantas caricias y después de una deliciosa masturbación en su panocha le come tan fuerte la verga que queda saciada y bien cogida.  

9905 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *