Lo bueno de ser repartidor de pizzas es cojer con tremendas viejas tetonas

13942
Share
Copy the link

Lo bueno de ser repartidos de pizzas es que de vez en cuando tienes la oportunidad de cojer con pendejas bien ricas de tetas gordas. Esta señora se le pone la panocha caliente cuando ve al repartidor entrar en su casa y se lo lleva a dentro para chuparle la verga. Sus pechos rebotan mientras se la mete en su garganta y después el wey se la mete bien profundo en su vagina ardiente y húmeda. Se termina corriendo entre sus tetas.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *