En la cama con mi esposa

3562
Share
Copy the link

Cuando estoy lejos de ella tengo un malestar en el cuerpo permanente de solo pensar en sus pinches carnes y como cojemos. No hay nadie mejor que la pendeja de mi esposa para hacerme morir de placer. Ya me he ido de putas alguna vez y aunque parezca mentira es con mi esposa con quien más placer siento. Cuando la tengo desnuda delante mía le acaricio su bonito culo y se sienta en mi verga para empezar a mover sus caderas. No se mueve muy rápido, va a la velocidad perfecta para alargar el éxtasis.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *