De camino a casa mi morra saborea mi verga

Siempre hacemos el mismo camino yo y mi novia que trabajamos en el mismo sitio y aprovechamos siempre cuando salimos a tener un momento de relax cuando encontramos un sitio apartado. Mi morrita rubia es una máquina de chupar vergas y sus grandes gafas como su grande boca la tengo agachada y dando chupadas a mi culebra. Me deja vacío con su forma de chupar y me vengo tan fuerte en su cara que veo las estrellas del placer que me hace sentir esta chava con sus labios húmedos y la forma que me aprieta fuerte toda la pinga.  

2768 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *