En mi casa tengo una morra golosa que me espera con ganas de verga

6608
Share
Copy the link

Es toda una alegría llegar a casa y encontrarte a tu novia leyendo una revista. Ella está esperando mi llegada porque sabe que le doy buena verga en su panocha y cuando me ve ya se pone retozona. Me enseña sus preciosas piernas y después se toca su panochita sin quitarse las bragas. Entre gemidos me dice que me saque la pinga para que ella haga su trabajo. Se arrodilla y empieza a chuparme la verga hasta llegar al clímax. Cuando deja de chupármela es la hora de buscar su sagrado agujero y taparlo una y otra vez.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *