En mi casa no tengo ni un momento de respiro con el pendejo de mi padre

55978
Share
Copy the link

En mi casa no tengo ni un momento para mis estudios o simplemente para estar tranquila. Siempre que viene el pendejo de mi padre tiene ganas de cojer y empieza dándome besos y metiéndome el dedo en la panocha. Me pone cachonda en segundos y le sigo el juego. Me masturba más fuertemente y cuando ya tengo la panocha como un horno de caliente nos vamos a la cama y le chupo la verga. Que buena pinga tiene y como me gusta cuando me la mete entera. Me destroza la vagina y me bebo toda su leche caliente de lo cachonda que estoy.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *