Castigo a mi sobrina por no hacerme caso y me la cojo en la cocina para que no vuelva a portarse mal

Tengo a mi sobrina viviendo en mi casa porque mi hermana está de viaje de placer con el pinche marido nuevo que ha conseguido. La pendeja va a la escuela y lleva un uniforma de lo más sexy. Hoy la he pillado en la cocina comiéndose unas golosinas que le prohibí que se las comiera. Como castigo y para que me haga caso me saco la verga y se la meto en la boca. La morrita se la traga sin dejar de mirarme a los ojos con su carita de ángel y la penetro bien duro y profundo en medio de la cocina.

214604 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *