La castigo con mi verga

Conocí a esta chava en el gimnasio, a los dos nos gusta estar en forma, pero no sé qué le pasa que en una vez se fue a vivir a mi casa la muy pendeja no hace nada de provecho, siempre está en el sofá echada o en la cama sin hacer nada, solo viendo revistas y descansando. Le tengo que enseñar mis costumbres y la castigo con mi verga en su boca. Ella al menos se deja coger y me come la verga aun echada en la cama. Me gusta cogerle la cara y que se quede bien quieta mientras me la chupa y que también me ofrezca su panocha para ser montada como a una yegua.

6846 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *