Mi chava esta riquísima para lo vieja que esta

La edad no importa cuando las hormonas aun están activas y esta vieja es todo un ejemplo de eso. Su cuerpo caliente se mueve con delicadeza y su interior está echando fuego. Cuando el pinche pendejo con la verga dura aparece es lo que estaba esperando la chava. Se agacha y le empieza a comer la pinga y el wey cierra los ojos del placer que siente. Se abre de piernas y la verga entra en ella hasta el fondo. Sus caderas y todo su cuerpo se mueven en un baile de apareamiento hasta llegar a un orgasmo infinito.

3072 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *