Esta chava tiene una sonrisa dulce y unos pechos enormes para gozar

11726
Share
Copy the link

Mi nueva amante tiene una sonrisa cálida y dulce y unos pechos como dos campanas de iglesia. Cuando esta en mi cama y se quita el sujetador me gusta jugar con sus pezones y a ella le gusta que los mordisquee. Me saco la verga y sin dejar de sonreír se la mete en su boca. Un poco de gel para que sus pechos estén resbaladizos y me pueda hacer una rusa. Que ricos pechos tiene y como me gusta sentirlos en mi verga. Va alternado entre su garganta y sus pechos y acabo con tener un orgasmo que me deja un chingo de relajado.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *