Una chavita pequeña para venirme dentro de ella

Tengo una amante que es como la mitad que yo y es una fiera en la cama. Es compacta, de piel morena, el pelo largo y su mirada de niña buena que me mira a los ojos cuando me está comiendo la pinga. Me vuelve loco esta hembra y coger con ella es uno de mis placeres. Mi pesado cuerpo la envuelve mientras que la penetro y ella me acaricia la cara y suelta gemidos de deseo. Me vuelve tan loco que tengo que venirme dentro de ella cuando el clímax llega a su cumbre.  

4256 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *