loading video

Chupando una pinga caliente para tragarme su semen

4115
Share
Copy the link

Llega la noche y es el momento de tener la verga de mi amante en la boca. Él se desnuda de cuerpo entero y se prepara para que le haga la pinche mejor mamada que le van a dar en la vida. Yo disfruto del sabor de su pinga y no paro de chupársela en ningún momento. Me meto hasta sus bolas en mi boca mientras que le jalo la verga como si mi vida dependiera de ello. Quiero que se venga fuerte en mi boca y deseo que siempre tenga la misma erección para mí. De tanto chupársela creo que se me va a dislocar la mandíbula.  

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *