Prefiero coger con mi hijastra que con la pendeja de la madre

No puedo evitar tener pensamientos impuros con mi pequeña hijastra. La pendeja de la madre nunca quiere tener sexo duro conmigo y solo lo hacemos una vez a la semana, pero su pequeña hija adolescente me deja meterle la verga en su pequeña panocha depilada. La penetro mientras que ella mira el celular con las piernas abiertas y también sabe usar su boca para meterse la pinga de su papi hasta el fondo. Su agujero del amor que siempre está listo para mi es el más chingon que he tenido la oportunidad de coger y aunque estoy casado con su madre, nunca dejare de aprovecharme de su dulce hija adolescente.  

28760 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *