Cogiendo con una diosa de piel blanca y pechos ricos que me succiona la verga

31074
Share
Copy the link

Que mejor manera de brindar con un vino caro que con la compañía de esta madura con un cuerpazo sorprendente. Después de beber un par de tragos le digo que me enseñe su lindo y voluptuoso cuerpo y que se mueva para mí. Recorro con mis manos su cuerpo y ella empieza a chuparme la verga. La chava es una diosa del sexo y su panocha es suave como la miel. Al penetrarla una y otra vez hace que mi cabeza dispare endorfinas y me la cojo su lindo cuerpo entre gemidos de excitación.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *