Cogiéndo bien duro en la azotea a la chava más sabrosa del vecindario

7089
Share
Copy the link

Al fin me quedo a solas con esta chava en la azotea sin que nadie nos moleste. Ella está tendiendo la ropa y yo aparezco con la guitarra en la mano para platicar con ella y por fin enterrar mi cara en su culo. Ella quiere mi verga y me lo hace entender al poco. Yo le chupo su panocha y cuando le toca a ella casi se deja las rodillas en el piso de lo pronto que se agacha para chupármela tan fuerte que me la pone dura al momento. Tengo el sexo más duro que he tenido en mi vida y me la cojo tan fuerte que me vengo en su culo.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *