Cogiendo con la zorra de mi esposa y dándole duro a su cuerpo de gimnasio

7353
Share
Copy the link

La pendeja de mi esposa es una obsesa del gimnasio y por ello tiene un cuerpo bien esculpido y siempre tiene energías y ganas de coger conmigo. Ella se gusta a sí misma y me muestra sus atributos mientras yo me jalo la verga para tenerla lista y metérsela en su boca. Como me la chupa la perra y después la penetro el chingo de veces por su panocha caliente y tersa. No puedo evitar echarle aceite caliente para disfrutar más de su piel y cogerle el culo hasta el éxtasis.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *