Me Cojo a una puta en mi hora de descanso de la obra

11281
Share
Copy the link

Hace dos semanas que empecé a trabajar en una obra lejos de la panocha de mi mujer. Mi verga quería marcha y le page a esta puta de los alrededores para cojer en la horas de descanso. No le pago mucha lana porque no tiene muchos clientes, aunque la pendeja sabe cómo dar placer al que le paga. Se me puso a cuatro patas y da más que le metí la polla empezó a gemir de placer y al rato me corrí en su cara. Ahora todos los chavos de la obra quieren cojer con ella para liberar tensiones por un duro día de trabajo.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *