Le como la papaya a mi madrastra

15167
Share
Copy the link

No puedo evitar tener fantasías con mi nueva madre. El pendejo de mi padre sabe elegir a las chavas. A ella no le importa compartir su panocha conmigo y se abre de piernas con los pechos al desnudo para que mi boca le chupe el clítoris. Yo necesito probar esa papaya y cuando siento el sabor en mi boca mi verga se enciende como una bombilla. Cuando me la saco la pendeja se abre más de piernas y su raja es abierta por mi verga que poco a poco va más y más rápido para explotar de placer dentro de ella.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *