Mi compañera de oficina está bien sabrosa y tenemos sexo caliente cuando nos quedamos solos

Entre mi compañera de trabajo y yo se nota que hay tensión sexual. Ella es una morrita delgada y bien sabrosa que siempre me hace bromas picantes. Cuando un glorioso día nos quedamos solos en la oficina y casi sin decir palabra empezamos a besarnos con pasión. Le quito el vestido y cuando esta desnuda me busca la verga para darme placer oral. Yo también quiero probar su panocha y mi lengua recorre todo su pequeño y salado clítoris. Le meto la verga hasta dentro en el salón donde hacemos las reuniones. A partir de ahora espero con ansia que todo el mundo se vaya de la oficina.

18590 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *