Mi compañera de trabajo tiene unos pechos preciosos y unos pezones rosas para hacerle una docena de hijos

11627
Share
Copy the link

Trabajo en una pequeña tienda con una morra de pechos grandes que no dejo de pensar en ella. La pendeja atiende a todos los clientes con una sonrisa en la cara y con un escote bien sexy. Los pendejos siempre vuelven para ver tremendo monumento. Hoy cuando hemos cerrado al público me he lanzado y le he pedido que cogiéramos juntos para aliviar tensiones. La pendejita se ha desnudado enseñando esos maravillosos pechos. Se la he metido en su panocha a la velocidad del rayo y no he tardado mucho en escupir mi semilla en sus gloriosos pechos.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *