Enséñame ese cuerpo tuyo que te voy a coger hasta que el infinito

7172
Share
Copy the link

Con ese cuerpo tan rico y suave que tiene mi pequeña y dulce morrita todos los días le digo que se desnude y se ponga cómoda para que mi verga entre en ella. Echada en el sofá su panocha se abre ante mí y me apoyo en sus caderas para que mi pinga entre hasta el fondo en ella. Cuando ya estoy tan caliente de tanto metérsela la sujeto del pelo y le doy duro. Ella grita de placer y le gusta que la cojan fuerte y rápido. Yo para eso soy el indicado y esta perra siente el poder de mi pinga.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *