Culona en mallas negra paseando su enorme trasero

La pendeja sabe que tiene un culo tan rico que cuando lo pone a pasear yo voy detrás como un pinche perro detrás de un hueso. Se pone unas mallas negras para hacerla aún más apetecible y la verga se pone tan dura que puedo clavar una puntilla con ella. Se me pone a mover el culo en la moqueta y sus carnes en movimiento es como una droga para mí y para mi pinga. Al fin puedo meterla en caliente dentro de ella y en ese bosque de carne mi verga es apretada. Cojo ese culo tan rico y me mueve tanto la pinga cuando estoy dentro de ella que no tardo en venirme.

17437 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *