Después de un entrenamiento en el gimnasio esta pendeja le gusta comer vergas

9293
Share
Copy the link

Me gusta cuidarme y para ello e contratado los servicios de una entrenadora personal que me enseña cómo hacer ejercicios como dios manda. Cuando la pendeja llega y hace sus ejercicios queda totalmente agotada y le tengo que estirar los músculos. Al estar tan cerca de ella y tocarle su piel morena la chava se pone caliente y me come toda la verga bien rico. Me encanta porque le cabe entera en la boca y me la chupa como si no hubiera más vergas en el planeta. Después la penetro entre las máquinas y creo que esa es la mejor manera para mantenerse en forma.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *