Hay días que mi cuerpo pide disfrutar de una buena canción y meterme el dedo en mi panocha hasta cansarme

3811
Share
Copy the link

Llego a mi casa y lo primero que se me pasa por la cabeza es ponerme a bailar delante de una cámara. Me bebo unas cuantas chelas y me pongo el vestido rojo de diabla para hacer diabluras. Me dejo llevar por la música y mi cuerpo se va moviendo solo al compás. Mis dedos se lanzan a tocar lo que tengo debajo de las bragas y cuando la cosa esta bien caliente me masturbo la panocha hasta que tiemblo de placer. Me ayudo de un pequeño dildo rojo que llega hasta donde mis dedos no llegan.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *