Mis dos maduras de tetas gordas preferidas me hacen el amor hasta el fondo de sus gargantas

9383
Share
Copy the link

Tengo unas vecinas ya entradas en años y con unas buenas tetas para ordeñarlas que están como locas con mi verga. Ellas solas se dan placer la una a la otra, pero cuando tienen mi cuerpo delante se convierten en dos zorras con experiencia. Se comen la panocha la una a la otra y yo quedo en un segundo plano hasta que me saco la verga y me la empiezan a chupar. Mi pinga va alternando entre sus panochotas calientes y sus bocas resbaladizas. Al final me corro de puro placer en la cara de las dos.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *