Dulzura y sensualidad de esta morra que me tiene bien excitado

Pero que chingona es esta morra que cuando le acaricio la cara se comporta como una gatita en manos de su dueño. Esta totalmente entregada a mí y cuando le toco los pechos y le meto los dedos en la boca para que me los chupe más dura me pone la verga. Quiero poseerla y quiero montarla como una potrilla salvaje. Antes de eso quiero que tenga varios orgasmos y le masturbo con mis dedos hasta que se venga y salga a chorros todos sus jugos. Su orgasmo es tan fuerte que parece un escape de una tubería y cuando está bien complacida es la hora de gozar de ella como es debido y me come la verga bien rico para después cogerla y ser yo el que tiene el orgasmo.

13372 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *