Empleada del hogar deja que su patrona le meta el dedo en la panocha para no perder el empleo

76971
Share
Copy the link

La dueña de la casa llega cansada y estresada cuando sale de trabajar y la sirviente del hogar que tiene contratada la llena de atenciones y le hace un masaje en los pies que está bien chido y hace que se relaje. Después del masaje la pendeja se pone caliente y le ordena a la sirvienta que se quite la ropa si quiere seguir trabajando para ella. Esta obedece y cuando se quita la ropa le mete los dedos en la panocha. Entre gemidos de placer le pone la panochota en la cara para que se la chupe y se corran juntas.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *