Tengo una empleada tetona que se deja cojer cuando tenemos algún descanso en el trabajo

60046
Share
Copy the link

Esta pendeja es de lo más aplicada en el trabajo. Es una dependienta que sabe bien como venderte lo que sea. Pero es por sus tetas y su panocha por lo que aún no la he despedido. La verdad que no tengo mucha lana, pero sigo con mi empleada más leal. Cuando estamos en el descanso se queda quietecita para que yo le agarre las tetas. Le gusta que le acaricie los pezones y a base de chupadas y de movimientos certeros hago que se le caliente el horno. Termino penetrándola por la panocha para después correrme en sus sabrosas tetas.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *