A esta madurita no la dejan ni limpiar la cocina en paz. El sobrino que es una salido se la coje bien fuerte.

30949
Share
Copy the link

Como muchas maduras que están rebuenas no les dejan ni fregar la cocina en paz. Cuando estaba buscando los utensilios de cocina para limpiarla el pendejo de su sobrino ya la estaba esperando desnudo y con la verga dura. Le pone la pinga delante de la cara y esta se la lleva a la boca para llenarla de saliva. Se la chupa sin usar las manos y eso le encanta al wey. Levanta una pierna y con soltura le penetra la panocha en medio del fregadero. No paran de culear y cuando ya están apunto de correrse se la saca para salpicarle todo el semen en su boca.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *