A esta morra no la dejan ni respirar de tanta verga que le mete en la boca y su garganta es violada por el amante que la trata como una perra

3961
Share
Copy the link

Este wey tiene un amante que cuando le meten una verga en la boca no la suelta. Le gusta un chingo mamar pingas y la tratan como a una autentica perra mientras le penetran la boca. Ella disfruta y sus mamadas salvajes hacen que el amante tiemble de placer y quiera metérsela más y más profundo en su garganta. También sabe bien chupar las bolas. Es tan guarra la pendeja que le mide la verga al wey para ver hasta donde le llega en su garganta. Su boca es un templo del placer y el pendejo suertudo no para de metérsela hasta el fondo.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *