Esta pendeja tiene una talla de cien de pecho y es mi alegría cuando me la cojo

9061
Share
Copy the link

Es todo un placer cojer con una chava que tiene una talla de pecho cien. Pero más alegría da cuando la chava en cuestión hace unas mamadas que te transportan a otra dimensión. No paro de gemir cuando tiene mi verga en su boca y cuando se la saca se la pone entre sus pechos para hacerme una rusa bien rica. Yo también quiero saber a qué saben sus genitales y le chupo su almeja hasta que me llena de jugos vaginales. Se la meto por su vagina y no puedo resistirme en correrme entro sus pechos.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *