Este pendejo tiene que hacer un arreglo a la cañería y se coje a la dueña de la casa

125511
Share
Copy the link

El wey esta agachado en la plomería para ver si puede arreglarle la avería mientras la pendeja dueña de la casa que tiene la panocha ardiendo observa cómo trabaja. La chava quiere que le presten atención y le platica al wey que su marido no la trata bien ni le da lo que ella necesita. Se pone a punto de caramelo y subida en la encimera le empieza a comer la panocha. Su lengua chupa su clítoris y cuando ya está bien húmeda le mete la verga entre gemidos. Si el marido no la coje como ella quiere ya tiene al empleado que la deje bien satisfecha.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *