Este wey se busca la vida lejos de su casa y de vez en cuando tiene aventuras con pendejas tetonas con ganas de coger

Este wey está en tierras norte americanas buscándose la vida y dando clases particulares de bailes a todas las chavas que se dejan. Va puerta por puerta y esta vez le ha tocado una hembra increíble con unos pechos bien grandes que quiere probar con las clases de baile. Suben a la planta de arriba y lo que empieza como una clase de danza termina con ella agachada y metiéndose la verga del wey hasta el fondo de su boca. Sus deliciosos pechos le hacen una rusa bien rica y cuando llega la hora de clavársela en su panocha el pendejo se la coje bien chido y al final la rica chavona le ordeña la pinga para que derrame toda la leche.

8412 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *