A este wey no le gusta el desayuno y prefiere que le chupen la verga para empezar bien el dia

4465
Share
Copy the link

A este pendejo no le gusta el desayuno que le ha preparado su mujer y la obliga a chuparle la verga como castigo. Ella es muy sumisa y le da unas buenas mamadas. Su boca es un continuo entra y sale. El wey se cansa de su boca y quiere penetrarle su gran panocha, pero antes hace una buena exploración con sus dedos y la masturba hasta que la puta casi enloquece de placer. Cuando ya tiene la panochota lista la penetra.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *