Deja de estudiar y ocúpate de mí pinga

Pero mírala entrar por la puerta con sus pantalones cortos y esas coletas de niña mala. Es la colegiala más sexy que veras en la vida y cuando se pone a estudiar, verla sentada en el pupitre con sus tareas me pone muy cachondo. Sus pechos firmes caben perfectamente en mis manos cuando los acaricio y hago que me coma la pinga. Sus curvas son perfectas y su interior húmedo y placentero son el hogar de mi verga cuando le penetro como a ella le gusta, aunque prefiero que sea su boca la que termine por hacerme eyacular. 

1372 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *