Garganta profunda a una pelirroja

Esta pelirroja que tengo anclada en mi casa es una obsesa del sexo, siempre quiere hacer funcionar su horno y le gusta tener sexo sucio y pringoso. La tengo en el sofá con las piernas abiertas y masturbándola con energías hasta que me canso y quiero que sea ella la que me chupe la verga. La saliva parece que nunca se le acaba y siempre tiene más y más de tanto que tengo sexo con su cara en plan salvaje. Cogerle la boca a esta pendeja de pelo rojo es muy excitante y no hay nadie más que ella la que lo hace con tanta pasión 

632 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *