Gozando con una latina sabrosa que esta un chingo de buena

8408
Share
Copy the link

En mi vida he visto a una morra como esta. Su cara bonita y su cuerpo del pecado hacen que siempre que estoy a solas con ella mi verga doble su tamaño. Cuando sus pechos se liberan me pongo más cachondo que un conejo en celo. Llega la hora de chupar y su boca empieza a hacer lo que mejor sabe, que es mamar bien rico mi pinga dura. Todo su cuerpo se mueve al compas y esas pinches tetas no para de menearse. Cuando la penetro su interior húmedo y cálido me hacen no parar de coger con ella y echados en el sofá nos fundimos en una sola entidad hasta que me vengo como una manguera de bomberos.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *