Hago un casting en Gringolandia y no paro de chupar vergas

Ya tenía que salir de mi país porque no tenía ni para comprar papel higiénico. No podía trabajar en nada, pero lo que sí que tengo es un cuerpo bien chingon y ganas de cojer. Me animo a hacer un casting una vez estoy en tierras de gringos y el primer wey que me lo ofrece me lanzo a ello. Espero sentada en el sofá que venga y cuando lo tengo delante el pendejo no esta tan mal. Me saca la verga y me la meto en la boca. Sabe salada, pero está bien rica. Se la chupo con ganas hasta sacarle toda la leche de sus huevos.

8180 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *