La inevitable atracción de dos hermanos

Todo trascurre en una casa lujosa donde el padre de una morrita trae de visita a su casa al hijo de su nueva mujer. Ella puso sus ojos en el al momento de conocerle. Al compartir baño pudo verle el tamaño de su verga y desde entonces la flaca de la hermanastra sintió el deseo de tener su pinga en su boca. Se la chupa en la cocina y ella acariciaba con sus manos su verga y le daba ligeras chupadas para ir entrando en calor para después meterse en el cuarto del hermano y que sus chamorros y sus pequeños muslos empujen cada vez más rápido para que la virilidad empinada de su nuevo pariente le haga tener un orgasmo.  

7092 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *