Mi madrastra se alegra tanto de verme que cojemos como conejos

Hace un chingo de tiempo que no aparezco por la casa de mi madrastra y cuando llego de visita la muy perra se le hace la panocha jugo de piña de lo cachonda que se pone al verme. Como ya no estoy todos los días para cogerle su vieja panocha cuando llego y no está el pendejo de mi padre no tarda ni un segundo en sacarme la verga y empezar a chupármela. Nunca cambiara la caliente de mi madrastra y echados en la alfombra de piel la penetro duro hasta venirme en su barriga entre gemidos de placer.

37958 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *