Madura caliente seduce al nuevo novio de la hija

La madre de la novia de este wey está de lo más triste porque según ella ya no atrae a los hombres como antes. El wey la intenta consolar y esta se aprovecha de él y le hace que le toque un pecho. Después le saca la verga y empieza a chupársela como solo las maduritas saben hacer. El chavo solo puede echarse y disfrutar del momento. Al rato le penetra la panocha y la chava no para de gemir al sentir semejante verga dentro de ella. Se traga todo el semen caliente y el pendejo se va todo avergonzado de lo que ha hecho.

31332 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *