Mi madura esposa sigue siendo una guarra bien tragona

6868
Share
Copy the link

Mi esposa con los años ha ido ganando algo de peso, pero eso es normal, la edad no perdona a nadie. Lo único que conserva de cuando era morra es las ganas de coger y la forma tan chingona que tiene de chuparme la verga. Esta muy caliente y se da placer con su consolador eléctrico antes de que venga yo con mi verga y se la meta en su boca. SU mamada sigue siendo tan caliente como la primera vez que se la metí en la boca y después de que disfrutar de sus labios es la hora de metérsela en su panocha. Cuando estoy dentro de ella mis embestidas son tan potentes que todo su cuerpo tiembla.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *