Mamada de debajo de un mostrador

Parece que el día laboral en esta tienda no está muy entretenido y para pasar las horas más amenas pues mi subordinada me hace un lavado de verga con su boca debajo del mostrador cuando no hay clientes. A ella no le desagrada un caramelo y mi verga le sabe a azúcar cuando me la lame con su lengua. Como no viene ni un chavo a la tienda pues tenemos tiempo para que pueda tener un orgasmo bien chingon y ella no deja de darle a la mano y sus labios para que mi leche sea derramada en su boca y se la trague toda.  

1409 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *