Mamada al aire libre y semen en su boca

Un día soleado en un banco sentado mirando el celular y pasando el día tranquilo y sin problemas en la cabeza cuando la chava que tengo al lado quiere tener algo de acción y quiere comerme la verga para que el día aun vaya mejor. Me saca la verga de los pantalones y me la empieza a chupar como si estuviéramos en nuestra casa. No tiene nada de pudor y por mi está bien que sea tan efusiva. La tenía flácida hasta que su chupada me la deja dura y con ganas de soltar toda la leche en su cara.

4885 views

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *