Una mamada más profunda que las islas marianas

2189
Share
Copy the link

Que decir de la pendeja que ahora mismo me está comiendo la verga hasta el fondo de su garganta. Desde siempre le ha gustado metérsela hasta dentro. Algunas veces hasta tenía arcadas de tan para adentro que se la traga. A mí siempre me ha gustado un chingo, normal, a todos los weys que conozco le gusta que le hagan sexo oral de tal forma y yo tengo la bendita suerte que mi morra caliente es una experta con su boca. Se le hace la panocha agua cuando sus labios rozan la piel de mi pinga y aunque se traga algún que otro pelo púbico le vale madre y ella sigue chupando.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *