Tengo un monumento de chava en mi habitación y se pone muy cariñosa conmigo

6734
Share
Copy the link

Por fin tengo a la puta de mi vecina en mi cuarto como yo quería. Le cuento una historia para que no se vaya de mi habitación y ella me dice que le gusto desde siempre y que está deseando hacerme el amor fuertemente. Se quita la ropa y lo primero que veo es un pinche tatuaje bien chido en medio de su torso. Cuando esta desnuda le masajeo su clítoris y noto que cada vez está más inquieta. Mi verga aparece como un resorte de lo dura que esta y la pendeja caliente sabe bien como chuparla. Su panocha está bien suave y resbaladiza y deja paso a mi verga traviesa que la penetra una y otra vez.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *