Mi morra me recibe tocándose los pechos en el sofá y me pone cachondo y mas caliente que el sol

10186
Share
Copy the link

La pendeja no me dice nada cuando vuelvo a casa. Solo se planta en el sofá y lentamente se quita el sujetador mostrando sus increíbles pechos. Me mira mientras se masajea las tetas y no tardó mucho en sacarme la verga para que me la chupe. Se la traga y después se me pone de pie tirada en el sofá para que se la clave en su panocha. Cogemos por un buen rato mientras le estrujo sus pechos entre mis manos. La pendeja grita de placer y recibe mi semen con la boca abierta. Que pendejita más chingona me cojo todos los días.

Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *